Inicio / EMPALME / Empalme no se rinde

Empalme no se rinde

Inundaciones Nunca Más. La última gran inundación, 24 de Abril de 1986, catástrofe histórica y sin precedentes. Afectó a siete barrios y miles de rosarinos fueron evacuados.

 

En aquel Abril del año 1986, el desborde del Ludueña anegó durante tres días, con 2 metros de agua, las calles y las viviendas de Empalme Graneros, dormimos en los techos y es de ahí que surge nuestro respeto y cariño al Vecino.
Fueron momentos difíciles de superar. Pero la bronca y angustia se transformó en lucha.

Gracias al movimiento NU-MA-IN, NUNCA MÁS INUNDACIONES, décadas de lucha de cientos de vecinos, gracias a ellos hoy podemos ver concretadas grandes y majestuosas obras, como la Presa Contenedora del Arroyo Ludueña, entre Pérez y Funes, el conducto Aliviador II y el conducto Aliviador III. Nu.Ma.In. no dejará de pelear hasta la obra definitiva que es un conducto o canal, abierto o cerrado, desde el Canal Ibarlucea, directo al río Paraná.

Tengan por seguro que ante cada alerta de inundación Nu.Ma.In., siempre se concentra en la Vecinal para informar y seguir peleando por las obras. .Y aún nos mantenemos en contacto con los epicentros de la cuenca del Arroyo Ludueña, como Roldán, Ricardone, Ibarlucea, Coronel Arnold, Zavalla, Pujato y Funes, para poder tener mediciones concretas de la lluvia caída.

Mientras se concretaron obras, los municipios aprueban barrios privados en verdaderas lagunas naturales, sumado a los canales clandestinos que trasvasan las cuencas. Lo que aumenta el escurrimiento y velocidad del agua caída que ingresa al caudal del Arroyo Ludueña.

Los vecinos ahora pueden disfrutar de una noche de lluvia, aunque con cada gran tormenta, sobrevuelan los fantasmas de la crecida del Arroyo Ludueña y nos enciende la luz de alerta.

Compruebe también

24 de agosto: Día del Lector

El 24 de agosto se celebra el día del lector en conmemoración y homenaje al …

“Nosotros queremos vivir mejor”

El Centro comunitario Olavarría está ubicado en calle Olavarría al 1300 bis. Hablamos con Gabriela …

Dejanos tu comentario