Inicio / EMPALME / Caídos del siglo XXI: Empalme Graneros lleva cuatro meses sin conectividad

Caídos del siglo XXI: Empalme Graneros lleva cuatro meses sin conectividad

Nuestro barrio Empalme Graneros otra vez es noticia por temas que tienen que ver con inseguridad, robos y el padecimiento de muchas familias. Esto tiene se debe al creciemiento de robos de cables de Telecom que dejan a más de 400 familias sin el servicio de telefonía fija, pero además, sin internet.

 

Reproducimos a continuación una nota publicada por el diario La Capital sobre este probelma que tanto preocupa a nuestros vecinos y a comerciantes del Paseo Empalme.

 

Caídos del siglo XXI: Empalme Graneros lleva cuatro meses sin conectividad

 

Carina es la dueña de uno de los únicos puestos de cobro de impuestos y servicios de Empalme Graneros, pero desde hace dos meses el local está vacío y no puede atender a sus clientes porque no tiene conexión a internet. Natalia es la dueña del bufet del club La Gloria, que abastece a todo el centro comercial del barrio de desayunos, meriendas y almuerzos. Desde hace tiempo los pedidos los recibe en su celular, porque el fijo del local dejó de sonar hace más de 90 días. Y lo mismo padece el médico que envía las recetas online a sus pacientes o el profesor particular que usa la web para preparar a sus alumnos para rendir en febrero.

La vecinal de Empalme Graneros lleva cuatro meses reclamando por la falta de conectividad que afecta a vecinos y comerciantes del barrio. Según detalla su presidente, Osvaldo Ortolani, hay unos 400 hogares que no cuentan con línea de teléfono, internet o cable. «Las empresas explican que el problema se origina en el robo de cables, un tema que nos preocupa, pero también sucede que se demora muchísimo en reponer los tendidos».

Por eso, hoy, en el local de Juan José Paso al 2400, se reunirán con representantes del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), Telecom, Defensoría del Pueblo, Defensoría del Consumidor, Fiscalía y el Ministerio de Gobierno de la provincia. El encuentro servirá para consensuar acciones que permitan «devolver a los vecinos un servicio básico y esencial», confía Ortolani.

La falta de conectividad no es solo un problema del populoso barrio del noroeste de la ciudad. A fines del año pasado, desde las empresas de telefonía advirtieron que el robo de cables de los tendidos se incrementó durante la pandemia de coronavirus y estimaron que esta modalidad delictiva creció casi un 40% respecto al año pasado. En la Empresa Provincial de la Energía (EPE) también lidian con una suba de este tipo de hurtos que, apuntan, recrudecen con cada crisis económica.

>> Leer mas: Advierten que se multiplicó el robo de cables durante la pandemia

Para el presidente de la vecinal, «el robo de cables en el barrio es permanente», un problema que atribuye tanto a «la falta de control policial» como a la indiferencia para investigar este tipo de delitos. «Si en un barrio se roban cables es porque hay otro lugar donde ese material se compra», señala.

Buscarle la vuelta

La pandemia de Covid-19 puso en evidencia el rol vital de la tecnología. La crisis sanitaria demostró la importancia de estos servicios para poder seguir trabajando, estudiando, preservar la salud y mantener los vínculos con los seres queridos. Fernanda Romero es referente del Paseo Comercial Empalme, donde el año pasado pusieron en marcha un plan para desarrollar la presencia en las redes sociales de los comercios del barrio.

La falta de conectividad en muchos de estos comercios los obliga ahora a buscar otras estrategias. «Convivimos con este problema desde fines de septiembre», se queja Romero, y recuerda que la mañana del 31 de diciembre dos cuadras completas del paseo amanecieron sin luz, teléfono e internet. «Afortunadamente se solucionó rápido, porque nos podría haber costado el mejor día de ventas del año», apunta.

>> Leer mas: Paseo Empalme, de Juan José Paso a Facebook, Instagram y WhatsApp

A la falta del servicio, los comerciantes responden con solidaridad: se prestan el posnet o las claves del Wifi. Las historias se escuchan con solo recorrer unos metros el colorido centro comercial de Juan José Paso.

A la dueña del local de ropa Poupée, de Olavarría y Juan José Paso, una vecina le salvó las fiestas. Le facilitó el acceso a internet para que pudiera cobrar con tarjeta. Natalia, la dueña del bufet del club La Gloria, de Juan José Paso al 5800, se quedó sin teléfono fijo hace más de dos meses, tuvo que poner su celular para recibir los pedidos y los comerciantes se encargaron de difundir el nuevo número.

Luciano, dueño de Norlux electricidad, no tiene problemas de conectividad en el local. Pero sí en su casa, a solo unas cuadras del comercio, lo que le complica responder rápidamente a las demandas de sus clientes, que muchas veces no viven en Rosario.

Los ejemplos sobran. «El local de Santa Fe Servicios lleva varios meses sin poder cobrar un impuesto, los profesores que dan clases online no pueden trabajar, el médico que tiene que enviar recetas a sus pacientes tampoco o las personas mayores que están solas en su casa no se pueden sentar a ver una película», se explaya Romero y espera que «pronto» llegue una solución para el barrio.

Compruebe también

24 de agosto: Día del Lector

El 24 de agosto se celebra el día del lector en conmemoración y homenaje al …

“Nosotros queremos vivir mejor”

El Centro comunitario Olavarría está ubicado en calle Olavarría al 1300 bis. Hablamos con Gabriela …

Dejanos tu comentario