Inicio / BIBLIOTECA / 24 de agosto: Día del Lector

24 de agosto: Día del Lector

El 24 de agosto se celebra el día del lector en conmemoración y homenaje al día del natalicio de Jorge Luis Borges

“Uno es por lo que lee. No por lo que escribe”. Borges.

Hay diferentes tipos de lectores, siempre referida a la necesidad de cada uno. Si no se abre el libro, fácilmente encontrará páginas en blanco. Si no se lee, es muy posible que no esté escrito.

Es necesario leer, ya sea por placer o por conocimiento. Leemos en solitario o para otros. Los libros necesitan y buscan ser leídos. Y de eso se trata. No solo de hablar de leer, sino de leer para acompañar el decir de las palabras.

La recomendación de este mes, es adentrarnos al laberinto de Borges. Tratar de captar la propiedad, su huella y el factor mágico que hace que Borges sea Borges. Y una vez liberada gracias a su lectura, entender sobre el mundo, el fracaso y no ser tan temerarios a la hora de encontrar la identidad de este escritor más unánime de la literatura argentina del siglo XX.

¿Acaso leer no supone desgarrar, entrometerse, irrumpir aquella serenidad o el orden silencioso?

Para Borges, leer es un arte más elevado que escribir. Cada lectura es una nueva experiencia, predicando el placer no obligatorio. Leer, es un acontecimiento único, puntual que implica un rodeo paradójico: pasar por la diferencia absoluta para descubrir la identidad absoluta.

En la biblioteca Popular Mariano Moreno se encuentra la obra completa de Borges. Las recomendaciones son tres títulos para que se acerquen a leer o releer, obras indispensables de este autor tan importante en nuestra literatura.

Ficciones; compuesta por los libros El jardín de senderos que se bifurcan (1941) y Artificios (1944); es posiblemente la obra más re conocida de Jorge Luis Borges y sin duda un hito en la historia de la literatura. Aquí se encuentran lo policial (‘La muerte y la brújula’) y lo fantástico (‘La lotería en Babilonia’); lo irreal (‘Las ruinas circulares’) y lo imaginario (‘Tlön; Uqbar; Orbis Tertius’); el que Borges consideró acaso su mejor cuento (‘El Sur’) y el que cientos de miles de lectores han consagrado como uno de los más cautivantes? comienzos de un relato jamás escrito (‘Nadie lo vio desembarcar en la unánime noche…’). Cada uno de los dieciséis cuentos reunidos en este libro es; en sí; pieza fundacional y celebración del universo borgeano.

«Vi el Aleph; desde todos los puntos; vi en el Aleph la tierra; y en la tierra otra vez el Aleph y en el Aleph la tierra». La mayoría de los cuentos reunidos en este libro pertenecen al género fantástico. Algunos surgieron; según sostiene el autor; a partir de crónicas policiales; de pinturas o simplemente de la visión de algún conventillo; otro explora el efecto que la inmortalidad causaría en los hombres; hay una glosa al Martín Fierro; sueños sobre la identidad personal y fantasías del tiempo. El cuento ‘El Aleph’; publicado por primera vez en la revista Sur en 1945 y que en 1949 dio nombre al libro; aborda uno de los temas recurrentes en la literatura de Borges: el infinito. Porque en esa esfera resplandeciente confluyen de un modo asombroso todos los tiempos y todos los espacios.

«Los años pasan y son tantas las veces que he contado la historia que ya no sé si la recuerdo de veras o si sólo recuerdo las palabras con que la cuento.» ‘El otro’; primer relato de este volumen; aborda el tema del doble: sus protagonistas son lo bastante distintos para ser dos y lo bastante parecidos para ser uno. ‘Ulrica’ es la historia de un amor en apariencia efímero; acaso la única historia de amor de Borges en prosa. ‘El Congreso’ describe una empresa tan vasta que se confunde con el cosmos y con la suma de los días. ‘Undr’ y ‘El espejo y la máscara’ imaginan literaturas seculares que constan de una sola palabra. ‘El libro de arena’; en cambio; es un volumen de incalculables hojas; monstruoso; que terminará perdido en un anaquel del sótano de la Biblioteca Nacional; una cosa obscena que infama y corrompe la realidad: un libro infinito.

 

Compruebe también

“Nosotros queremos vivir mejor”

El Centro comunitario Olavarría está ubicado en calle Olavarría al 1300 bis. Hablamos con Gabriela …

Mes de agosto celebramos a la niñez

¿Qué importancia tiene el juego en la edad temprana? Llega el mes de agosto, en …

Dejanos tu comentario